Debemos conseguir en el primer contacto, que el cliente se sienta bien con nuestra presencia, teniendo vital importancia el lenguaje no verbal que acompaña lo que decimos. Ponerse en sintonía con la otra persona, significa que nos reconozca como un igual, y ello ocurre cuando la misma siente familiaridad con nuestro lenguaje verbal y no verbal. 

 
 

Posturas Corporales

Vestimenta

 
 

 

Es conveniente armonizar en la velocidad (hablar rápido o lentamente), gesticulación y posturas corporales espejadas. 

La posturas corporales es una fuente de trasmisión y su interpretación es inconsciente, por ello es lo primero que debemos observar. No tiene importancia que se encuentren de pie o sentados, al adoptar posturas simétricas y especulares conseguimos ponernos en un plano que percibirá en su subconsciente.

El paso siguiente, tiene relación con los movimientos y los gestos, los cuales revisten gran importancia por que son sus medios de expresión, que en algunos casos hasta reemplazan a las palabras. Si por ejemplo ante una argumentación alzan las cejas o se encogen de hombros, puede significar su interés en lo que le estamos informando o su desinterés.  

La voz demuestra la calidad expresiva, con el tono  y volumen que utiliza , y los ritmos de la conversación. Es relativamente sencillo, ejercitarnos sistemáticamente, para sintonizar con los de la persona entrevistada. Los registros de voz mediano y grave son los mas aconsejados, por inducir a una sensación de confianza en el mismo.

La distancia de las personas, tiene relación con el concepto de territorio, ya que todos tenemos la sensación de invasión, si alguna persona se nos acerca demasiado. No existe una medida estandard, pero seguramente de 50 a 70 cm, es un distancia lógica, dependiendo de las características físicas de los interlocutores. Cuando nos acercamos a una persona por primera vez, debemos dejar que fije la distancia de referencia, y observar si durante la entrevista, el interlocutor trata de acercarse o alejarse.

EdT Gestión de Ventas