Es importante adoptar una postura cómoda para hablar, lo que nos permitirá estar relajados y proyectar una buena imagen visual. La postura abierta y equilibrada, pues permite que se controle la tensión corporal, produciendo un a sensación de bienestar.

 
 
 
 

En esta postura los pies están separados , alineados bajo las axilas, y el peso esta bien distribuido, de modo que el peso descanse sobre los talones. Este tipo de postura proyecta autoridad sin aparecer agresivo. No significa esto que usted debe permanecer siempre así, hay momentos en que se debe modificar la misma.

Las posturas que apoyan el cuerpo sobre una de las piernas y la otra flexionada, no son las mas aconsejadas, porque aumentan la tensión producto de que una de las piernas esta continuamente rígida, al sostener todo el peso del cuerpo. Esta postura a veces se complementa con una de las manos en los bolsillos, lo cual lo vuelve menos conveniente por proyectar una sensación de no estar involucrado totalmente en el tema hablado , por su pose casual. 

Las posturas encogidas dan sensación de inseguridad, disminuyendo la autoridad del orador. 

Los gestos.

Es importante liberar energía a trabes del movimiento , permitiendo que su cuerpo participe del mensaje.

Para que sus movimientos resulten naturales, cuando habla, tenga en cuenta que al estar vinculados entre si; las manos, los brazos , los hombros y el torso; Cualquier restricción de cualquiera de ellos , limitara a los restantes. 

Recuerde que la comunicación se expresa por medio de la imagen corporal, evalué que mensaje esta trasmitiendo usted.

EdT Gestión de Ventas